Cómo vencer la tristeza

 

Diciembre 24 de 2011

Bendiciones de lo Alto a todos nuestros visitantes en estas fechas importantes.

Amados de Dios quiero compartirles este mensaje que me ha hecho reflecionar y les invito a ustedes tambien a tenerlo en cuenta en su diario vivir.

La tristeza aflige el hombre. Quizas porque esta viviendo un momento dramatico y deplorable. Es posible que se pregunte:

13:2 ¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma,
Con tristezas en mi corazón cada día?
¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?.

Salmos 13:2.

Tiene la Biblia un mensaje para quien pasa por esa experiencia? Por supuesto que si. Porque la Biblia brinda un mensaje de gozo, de alegria. La seguridad en Dios Jesus decia a sus dicipulos: Juan 16:20.

16:20 De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo.

Cuales son unas de las razones o consecuencias que trae la tristeza?…

a) Rechazar las demandas de Dios nos trae tristeza: veamos como;  Cuando un hombre  rico hizo a Jesus una importante pregunta – quizas la mas importante – y escucho atentamente la respuesta, su reaccion inmediata fue desestimar lo que Jesus le dijo, y dice la Escritura que ” se fue triste” Esta es la escena.

Cuando Jesus iba a seguir su viaje, llego un hombre corriendo, se puso de rodillas delante de él y le pregunto: 

– Maestro bueno, Que debo hacer para alcanzar la vida eterna?

Jesus le contesto:

– Porque me llamas bueno? Bueno solamente hay uno: Dios. Ya sabes los mandamientos, no robes, no digas mentiras en perjuicio de nadie ni engañes; honra a tu padre y a tu madre. 

El hombre le dijo:

– Maestro, todo lo he cumplido desde joven.

Jesus miro con cariño, y le contesto: 

– Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes y deselo a los pobres. Asi tendras riqueza en el cielo. Luego ven y sigueme.

El hombre se afigio al oir esto; y se fue triste, porque era muy rico. Marcos 10. 17-22.

 b) Ignorar la venida del Espiritu Santo produce tristeza

Cuando Jesucristo anuncio a sus dicipulos lo que iba a sucederles, estos se pusieron muy tristes. Pero Jesucristo transformo la tristeza en gozo al anunciarles que enviaria al Defensor y consolador EL ESPIRITU SANTO DE DIOS.

Juan. 16:5-16.

 16:5 Pero ahora voy al que me envió; y ninguno de vosotros me pregunta: ¿A dónde vas? 

16:6 Antes, porque os he dicho estas cosas, tristeza ha llenado vuestro corazón.
16:7 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.
16:8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.
16:9 De pecado, por cuanto no creen en mí;
16:10 de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más;
16:11 y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.
16:12 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar.
16:13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.
16:14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.
16:15 Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.
16:16 Todavía un poco, y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; porque yo voy al Padre.

Ahora veamos que es lo que nos quita la tristeza:

 

  a) Saber que Dios nos escucha nos aleja la tristeza.

Asi sucedio con Ana, la esposa de Elcana. Y que fuera luego la madre de Samuel.

1. Samuel: 1.10-18.

Ella con amargura de alma oro a Jehova y lloro abundanteente.

E hizo voto, diciendo: Jehova de los ejercitos, si te dignares mirar a la afliccion de tu sierva, y te acordares de mi y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varon. Yo lo dedicare a Jehova todos los dias de su vida y no pasara navaja sobre su cabeza. Mientras ella oraba largamente delante de Jehova Eli estaba observando la boca de ella. Pero Ana oraba en su corazon , y solamente se movian sus labios , y su voz no se oia; Y Eli la tuvo por ebria. Entonces le dijo Eli: hasta cuando estaras ebria? Digiere tu vino. Y Ana le repondio diciendo: No señor mio; yo soy una mujer atribulada de espiritu, no he bebido vino ni sidra, sino que he derramado mi alma delante de Jehova, no tengas a tu sierva por una mujer impia; porque por la magnitud de mis congojas y de mi aflicion he hablado hasta ahora. Eli respondio y dijo: Vé en paz y el Dios de Israel te otorgue la peticion que le has hecho. Y ella le dijo: Halle tu sierva gracia delante de tus ojos. Y se fue la mujer por su camino, y comio y no estuvo mas triste.

b) Ver actuar a Dios quita nuestra tristeza: Cuando Pablo

estaba en prision bajo la autoridad romana, la Iglesia de Filipos encomendo a uno de los suyos, Epafrodito, para que le llevara una ofrenda y se quedara con él para ayudarlo. Epafrodito sufrio una grave y prolongada enfermedad, lo que entristecio al apostol. Pero Dios obro y finalmente regreso a Filipos con la carta de Pablo, en dicha carta narra este episodio:

Filipenses 2.25-30.

2:25 Mas tuve por necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano y colaborador y compañero de milicia, vuestro mensajero, y ministrador de mis necesidades;
2:26 porque él tenía gran deseo de veros a todos vosotros, y gravemente se angustió porque habíais oído que había enfermado.
2:27 Pues en verdad estuvo enfermo, a punto de morir; pero Dios tuvo misericordia de él, y no solamente de él, sino también de mí, para que yo no tuviese tristeza sobre tristeza.
2:28 Así que le envío con mayor solicitud, para que al verle de nuevo, os gocéis, y yo esté con menos tristeza.
2:29 Recibidle, pues, en el Señor, con todo gozo, y tened en estima a los que son como él;
2:30 porque por la obra de Cristo estuvo próximo a la muerte, exponiendo su vida para suplir lo que faltaba en vuestro servicio por mí.

c) Reconocer a Jesus resucitado cambio la tristeza en gozo.

Esto sucedio con dos seguidores de Jesus, que no eran del grupo de los once apostoles.

Lucas 24.13-35.

24:13 Y he aquí, dos de ellos iban el mismo día a una aldea llamada Emaús, que estaba a sesenta estadios  de Jerusalén.
24:14 E iban hablando entre sí de todas aquellas cosas que habían acontecido.
24:15 Sucedió que mientras hablaban y discutían entre sí, Jesús mismo se acercó, y caminaba con ellos.
24:16 Mas los ojos de ellos estaban velados, para que no le conociesen.
24:17 Y les dijo: ¿Qué pláticas son estas que tenéis entre vosotros mientras camináis, y por qué estáis tristes?
24:18 Respondiendo uno de ellos, que se llamaba Cleofas, le dijo: ¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no has sabido las cosas que en ella han acontecido en estos días?
24:19 Entonces él les dijo: ¿Qué cosas? Y ellos le dijeron: De Jesús nazareno, que fue varón profeta, poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo;
24:20 y cómo le entregaron los principales sacerdotes y nuestros gobernantes a sentencia de muerte, y le crucificaron.
24:21 Pero nosotros esperábamos que él era el que había de redimir a Israel; y ahora, además de todo esto, hoy es ya el tercer día que esto ha acontecido.
24:22 Aunque también nos han asombrado unas mujeres de entre nosotros, las que antes del día fueron al sepulcro;
24:23 y como no hallaron su cuerpo, vinieron diciendo que también habían visto visión de ángeles, quienes dijeron que él vive.
24:24 Y fueron algunos de los nuestros al sepulcro, y hallaron así como las mujeres habían dicho, pero a él no le vieron.
24:25 Entonces él les dijo: ¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho!
24:26 ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria?
24:27 Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían.
24:28 Llegaron a la aldea adonde iban, y él hizo como que iba más lejos.
24:29 Mas ellos le obligaron a quedarse, diciendo: Quédate con nosotros, porque se hace tarde, y el día ya ha declinado. Entró, pues, a quedarse con ellos.
24:30 Y aconteció que estando sentado con ellos a la mesa, tomó el pan y lo bendijo, lo partió, y les dio.
24:31 Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; mas él se desapareció de su vista.
24:32 Y se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?
24:33 Y levantándose en la misma hora, volvieron a Jerusalén, y hallaron a los once reunidos, y a los que estaban con ellos,
24:34 que decían: Ha resucitado el Señor verdaderamente, y ha aparecido a Simón.
24:35 Entonces ellos contaban las cosas que les habían acontecido en el camino, y cómo le habían reconocido al partir el pan.
24:36 Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros.

Reciban saludos de su equipo Shalom a las naciones los bendecimos en el glorioso nombre de Jesus.

 

 

 



 

Acerca de shalomalasnaciones

Somos un blog cristiano

Publicado el 24/12/2011 en Shalom a las Naciones. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: