EL AMOR DE DIOS

 

26/03/2011.

EL AMOR DE DIOS

Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

Juan 15: 13.

Algunas veces he escuchado decir la frase “se me acabó el amor” y en una de esas ocasiones me detuve a pensar, y recordé a Dios como tal, y me pregunté ¿cómo se puede decir que el amor se acaba, cuando Dios es amor?

Estuve buscando respuestas a mi pregunta, y me di cuenta, que ese llamado sentimiento, humanamente tal vez se puede llegar a enfriar, pero si creemos en Dios, o mejor le creemos a Dios, decimos que él está en nosotros y tenemos el amor de Dios, no podemos decir que el amor se acaba, porque si el amor se acabara, en estos momentos posiblemente ya no existiríamos, porque el amor de Dios es infinito.

Jeremías 31:3. Jehová se manifestó a mí, hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto te prolongué mi misericordia.

Lo que más me impacta y me motiva sobre la vida de Jesús, es precisamente su amor hacia la humanidad, que siendo tan imperfectos, y que a pesar de que él nos conoce y sabe que todo el tiempo cometemos errores, aún así se sacrificó hace mucho tiempo, y todavía sigue abriendo sus brazos para todo aquel que quiera acercarse con arrepentimiento y decidido a recibirle y seguirle.

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

1 Juan 1: 9.

Cuando hablamos del amor de Dios, también podemos y debemos resaltar su misericordia, teniendo en cuenta que el amor lo encierra todo; pero vale la pena destacar, que Dios tiene que llamarnos la atención en algún momento, sobre todo cuando tomamos caminos equivocados, haciendo nuestra propia voluntad y por el afán de ver resultados; ahí es donde podemos ver que a pesar de que debería reprendernos, sólo nos exhorta y lo más especial, es que nos da nuevas oportunidades y con todo su amor, nos muestra por donde debemos de caminar; un ejemplo clave, es la historia de Jonás; que a pesar de que quería “esconderse de Dios” huyendo a otro lugar ajeno al que fue enviado, oró a Dios estando en el vientre de una gran pez, Dios tuvo misericordia, lo sacó de ahí, pero igual le repitió que fuera a Nínive para advertirles a fin de que se arrepintieran y Jonás por último obedeció.

Es muy motivador conocer que a pesar de que hoy día están pasando tantas cosas en el mundo, él sigue haciendo el llamado, y es en su mismo AMOR que no se cansa de esperarnos, y aún más que sabemos que si le recibimos, pasamos a ser hijos suyos Juan 1: 12, 13.  Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 
1:13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. 
que además de sus propósitos y promesas; en él tenemos el mejor regalo que todo ser humano aspira, LA SALVACIÓN, en la cual debemos ocuparnos.

Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor.

Filipenses 2: 12.

Para concluir, quiero resaltar un pasaje que me marcó muchísimo, donde Dios le habla a su iglesia recordándonos que él está ahí, para todo aquel que quiera abrirle su corazón.

He aquí, y estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Apocalipsis 3: 20.

 

Acerca de shalomalasnaciones

Somos un blog cristiano

Publicado el 27/03/2011 en Shalom a las Naciones. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: